Este pequeño embalse, construido en el año 1.952, tiene una superficie de 92 hectáreas y una capacidad de 15 hectómetros cúbicos. Sus aguas se emplean para abastecimiento, riego y generación eléctrica, además de con fines recreativos, y aunque no está permitido el baño, si está permitida la navegación a remo. Se encuentra en el término municipal de Navas del Rey y sus muros embalsan las aguas del río Alberche. Apenas sufre variaciones de nivel y sus aguas son extremadamente frías pues provienen de las turbinas situadas en la parte más profunda del muro de la presa del embalse de San Juan, río arriba.  Estas contienen buenas poblaciones de barbo, boga, carpa, lucio, black bass y lucio perca, que se pueden pescar durante todo el año si disponemos de la licencia de pesca en vigor de la Comunidad de Madrid, pero las bajas temperaturas de sus aguas nos van a obligar a esperar a la llegada del calor para conseguir resultados. Por sus orillas  discurre la plataforma de la vía abandonada de un ferrocaríl de vía estrecha que nunca llegó a funcionar. Este tren pretendía unir la línea Madrid - Almorox con el oeste peninsular a través del valle del Tietar. El tren se llegó a inaugurar cuando se enlazó por vía, San Martín y Pelayos de la Presa. Para la inauguración se trajo una locomotora, se sacaron las fotografías y el ferrocarril volvió a Madrid por donde había venido, por la carretera. Una suerte para los pescadores, que ahora podemos recorrer cómodamente sus orillas.

Pincha en el mapa para ampliar.